ES SÓLO CUESTIÓN DE PONERLO EN EVIDENCIA

En el libro de los hechos capítulo 28:1-10 la Biblia nos relata como el apóstol Pablo en la isla de Malta, mientras era llevado a Roma fue atacado por una víbora, algo que Dios pudo impedir, pero no lo hizo. Y es que el milagro aquí, no consistía en impedir la mordedura sino en revelar los depósitos de antídoto que el Señor había puesto en su siervo Pablo para resistir ese mortal ataque. Y fue precisamente este ataque que puso en evidencia a los que estaban con Pablo la grandeza del Dios a quien servia.
Así es que el Señor a veces dejara que la serpiente te pique pero NO dejara que te mate… Es sólo cuestión de poner ciertas cosas en evidencia.