NO ADMITAS CO2

 

NO ADMITAS CO2

 

Todo lo que se lleva a cabo en forma prematura, trae sus consecuencias. Algunos frutos son arrancados verdes para ser rociados con dióxido de carbono (Co2) y que se vean rojos al instante. Lo que hace que a simple vista parezcan que ya están listos para ser comidos, pero el sabor de estos frutos nunca podrá compararse con el de aquellos que se les permitió tener el tiempo suficiente para madurar. Porque más importante que como se vea una fruta, es el sabor que debe tener. En otras palabras, no es lo mismo ser, que parecer.

El Co2 hace que las frutas y los vegetales parezcan listos, pero es esperar el tiempo indicado para su debida maduración, lo que realmente hace que lo estén. No admitas “Co2” en ninguno de los procesos que Dios ha dispuesto que pases, porque siempre será mejor esperar el tiempo indicado, y no ser hallado con falta de madurez y sabor en nuestro desempeño.

“Así que, amados hermanos míos, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del señor siempre.” 1corintios 15:58 (RVA 1960)