¿A QUIÉN REPRESENTAS?

En todas las sociedades, organizaciones, familias e iglesias hay personas que son centros de tempestades, de problemas, de amarguras y de luchas. Siempre están metidas en peleas, y si no lo están las provocan. Son conflictivas y se irritan fácilmente; en fin este tipo de personas realmente están haciéndole al diablo su trabajo.

Mientras que (gracias a Dios), por otra parte están aquellos en cuya presencia no puede sobrevivir la contienda, que cierran brechas, reparan grietas, son pacificadores y endulzan las amarguras.

Tales personas, hacen un trabajo semejante al de Dios, porque el deseo del Señor es hacer que haya paz, y no destrucción y guerra, entre nosotros.

El que divide a las personas está haciendo la obra del diablo; el que las une, está haciendo la obra de Dios. 

El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo“. 1 Juan 3:8 (LBLA).

Share:
Copyright © 2018 All Rights Reserved by Yesenia Then. WebMaster: Omar Medina
WhatsApp chat