EXPANDIENDO RAÍCES II

Someternos al liderazgo de otros

Aunque la autoridad que Dios ha puesto para que te dirija, no sea de tu agrado o la consideres menos instruida que tú, ha sido establecida por el Señor para guiarte.

El no someterte a la autoridad delegada, es rebeldía contra Dios. Aquellos que el Señor ha puesto en autoridad son sus ¨representantes directos¨ y aunque no procedan del todo bien, tu papel es obedecerles y el Dios que los puso se encargará de confrontarlos.

 Todos debemos someternos a las autoridades, pues no hay autoridad que no venga de Dios. Las autoridades que hay han sido establecidas por Dios. Por lo tanto, aquel que se opone a la autoridad, en realidad se opone a lo establecido por Dios, y los que se oponen acarrean condenación sobre ellos mismos. Romanos 13: 1-2 (RVC).

 

Share:
Copyright © 2018 All Rights Reserved by Yesenia Then. WebMaster: Omar Medina
WhatsApp chat