¿QUÉ HACER MIENTRAS ESPERAS? IV

NO TE DESESPERES

El tiempo de espera, suele ser una de las oportunidades más usadas por Satanás, para hacer que nos desesperemos y le echemos ano a sus propuestas, las que, aunque a veces no parecen ser malas, ciertamente nunca son las indicadas. Tal como vemos en el caso de Abraham y Sara a quienes Dios les había dicho que les daría una poderosa descendencia, pero luego de esperar durante diez años y no ver el cumplimiento de tal promesa, Sara le propuso a Abraham que durmiera con Agar su criada, dudando de que lo que Dios había dicho pudiera verdaderamente llegar a cumplirse. (Ver génesis 16:3)

Error, que trajo como resultado diversas consecuencias, entre las cuales está continuos conflictos que existen entre Palestina, nación conformada por los descendientes de Ismael, el hijo de Agar; y entre Israel, conformada por los descendientes de Isaac, el hijo nacido como cumplimiento de la promesa que Dios le dio a Abraham y Sara.

Por tanto, sin importar cuál sea la promesa que te encuentres esperando, renuncia a toda ansiedad y no tomes ningún atajo. Porque la desesperación, puede hacer que caigas en cosas que no son parte del plan de Dios para ti, y que en vez te encuentres dentro de ellas, tu desesperación por salir, sea mayor a la que tenías antes.

En ese mismo orden, no te afanes por llenar los espacios vacíos de tu vida de forma apresurada porque una silla vacía, siempre será mejor que una silla ocupada por la persona equivocada.

Dios conoce tu necesidad y si te mantienes confiando en su fidelidad y cuidado para ti, la persona indicada llegará en su debido momento.

Sé muy bien lo que tengo planeado para ustedes, dice el SEÑOR, son planes para su bienestar, no para su mal. Son planes de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11. PDT.

 

Extraído del libro Mujer, Reposicionate de la Pastora Yesenia Then.

Share:
Copyright © 2018 All Rights Reserved by Yesenia Then. WebMaster: Omar Medina
WhatsApp chat